©2019 by Catalina Bertón. Proudly created with Wix.com

SOBREDOSIS

Junio 2017, Chiado Books

Y ella se movió en su asiento, incómoda, porque no tenía idea de lo que seguía, sus ojos no expresaban nada más que lo pequeña que se sentía frente a él. Pero lo miró y se animó a sonreír.

Marisa tiene una vida ideal: éxito en su trabajo, vive con el novio de toda su vida, tiene un apartamento enorme. Pero todo su mundo se viene abajo cuando vuelve Tomás.

Sobredosis cuenta la vida de un grupo de amigos, a través de la historia de Marisa. Sus sueños adolescentes, los que se cumplieron, los que cambiaron y los que quedaron en el camino.

¿CÓMO SURGIÓ ESTE LIBRO?

La primera versión de Sobredosis es un guión. Un híbrido entre una obra de teatro (que era el único formato que en aquel momento conocía) y una historia de telenovela (que era lo que, en aquel momento, más consumía). Tenía 18 años y estaba de intercambio en Michigan.

¿Qué fue lo que curzó por mi mente cuando comencé a escribir la historia? La consigna que dirigió toda la historia fue: qué sucedería si dos personas que causaron un alto impacto en la vida de la otra de pronto vuelven a aparecer. ¿Seguiría todo igual?, ¿causarían un nuevo impacto?, ¿y si estaban enamorados? ¡Y si eran el amor de la vida!

Entre pregunta y pregunta surgió la historia de Marisa: una adolescente con tantas dudas sobre su futuro, con muchas expectativas de su familia puestas en ella. Y también surgió Tomas, un muchacho que tuvo que madurar de golpe, que tuvo que ser responsable y afrontar cuestiones de adultos antes de tiempo.

Luego, fui a la universidad, aprendí a formatear un guión, aprendí toda la teoría y pretendí llevarla a la práctica. Lo cambié, lo di vuelta, lo volví a la realidad. Hasta que me di cuenta que esos personajes tenían mucho más para contar de lo que se podía ver en 90 minutos en una pantalla. Tenían diferencias entre sus palabras y acciones, tenían una vida interna muy rica, pero por el género y las edades, era difícil que la historia no fuera tratada como otra película adolescente.

Por lo que le cambié el formato. A los 26 años pasé ese guión a novela. Y me llevó un par de años más animarme a mostrárselo al mundo. Es que una de las partes más difíciles (para mí) es la exposición.