Buscar
  • Cata Bertón

Lista de intenciones



Por octubre comienzan los comentarios burlones: ¿ya bajaste los kilos que dijiste a principio de año?, ¿ya estás en esa relación estable?, ¿ya rendiste todos los exámenes? Con toda esa ironía (casi) maligna se pretende minimizar la lista de intenciones.


Personalmente, me encantan las listas. De todo tipo, hasta las del super. Pero las listas de intenciones son las que más me gustan y cada tantos meses las vuelvo a reinventar.


Hace poco, seguramente era un lunes, que son los días que a uno más se le da por replantearse la vida, decidí marcar limites. Como todos, hay cosas que amo y otras que detesto; hay cosas que quiero hacer, otras que estoy dispuesta a hacer, y también están las que no quiero ni por recompensa.


Así que separé una hoja en dos columnas:




Lo que encuentro en la lista de intenciones es ese mensaje que uno le manda al universo, esa energía que se dedica en disfrutar de una actividad, o acción, o compañía. La energía se transforma. Cada vez que hago una lista de intenciones, lo que hago es reorganizar mi espacio mental, es ordenar por prioridad de lo que me hace bien y lo que me hace no-tan-bien y de ahí mi vida tuerce un poco el rumbo.


Si bien no, no me olvido que me encanta la fotografía, sucede a menudo que con las idas y vueltas del día a día, queda al final de mi lista de prioridades. Cuando quiero acordar hace meses que tengo la cámara en la mochila. Y no, no me gusta vender pero: ¡adivinen a qué me dedico! (por cierto, la oportunidad de vender llegó después de hacer esta lista y, otra adivinanza: ¿quién se dio cuenta de que no es un odio tan rotundo que le tiene a la venta? Acá estoy).


Después de esta lista, por ejemplo, me anoté al curso de revelado manual de fotografía.


Así que estoy a favor de la lista de intenciones a fin de año: bajar de peso, mejorar las relaciones interpersonales, salvar esas materias y para todo lo demás, primero hay que proponérselo.


(Después hay que armar un plan, pero de eso si quieren hablamos en otro momento).





Este texto forma parte de la newsletter de Diciembre. ¿Te gustaría recibirla? Se manda el primer lunes de cada mes. Escríbeme a catalina.berton@gmail.com

0 vistas

©2020 by Catalina Bertón